Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Villanueva de la cañada, Spain

22.12.04

A RIO REVUELTO GANANCIA DE SINVERGÜENZAS






Los dos grandes partidos son responsables ante la historia y el pueblo español de la destrucción de España.

Somos victimas, los españoles, de una ley electoral que sabemos perversa en si misma, que resulta una bomba de relojería en la línea de flotación de cualquier proyecto integrador.

Tanto el PP como el PSOE, son conscientes de que las bases electorales que les sustentan son muy similares numéricamente hablando, que solo circunstancias excepcionales (11 M, corrupción generalizada del gobierno de turno, manipulación de los medios de comunicación del imperio… etc.) pueden permitirles mayorías absolutas que les faculten para gobernar sin hipotecas. En estos casos, la historia nos cuenta cómo el principal partido de la oposición – siempre uno u otro – radicaliza su postura, en algunos casos de forma ridículamente peligrosa.

Por todo ello, a pesar de llevar siempre la propuesta en los programas electorales, ninguno ha abordado la reforma de esa ley electoral que ha permitido a ambos partidos gobernar sustentándose en partidos nacionalistas disgregadores.

Saltan todas las alarmas cuando aparece en escena un personaje tan absolutamente infecto como Carod Pérez Rovira (charnego él), y entonces nos damos cuenta de los riesgos de la ley. Llegados a este punto, PP o PSOE, miran a los partidos nacionalistas más “moderados” y se dan cuenta de que ya no lo son; que a lo largo de los años, por mantenerles contentos en previsión de posibles pactos, se les han ido permitiendo todo y se han crecido en la suerte de tal modo que ya hacen lo que les da la gana, con un descaro insoportable, defraudando las leyes, manipulando, delinquiendo flagrantemente, y aquí no pasa nada.

El gobierno vasco aprueba el primer paso del plan Ibarreche con el apoyo de un grupo ilegalizado, que Atucha mantiene en el parlamento autonómico saltándose a la torera las sentencias y las órdenes judiciales… y aquí no pasa nada. Se detectan ilegalidades de bulto en el plan, se demuestra cómo desprecian la constitución, las leyes y los procedimientos, y aquí no pasa nada.

Ya no pasa nada porque les han perdido el respeto; porque los nacionalistas saben que en el momento que quieran les aprietan las tuercas y los dos grandes partidos (unos 20 millones de votos entre los dos), se bajan los pantalones por mantenerse en el poder. Lamentable, y sobre todo carísimo.

Nos va a costar España nada menos.

Lo mejor de este dramático suceso, que si no fuese por la gravedad que encierra sería graciosísimo, es la reacción del gusano más gusano que existe en la política española junto con el mencionado Carod; me refiero al cagón del lidercillo de IU EB, el señorito Madrazo, (hombre de Llamazares en Euskadi) que dice “No se puede confundir el “Si” de nuestra formación al plan Ibarreche, con un voto favorable”. ¿Se puede ser más cobarde y más rastrero? ¿Los vascos no le van a correr a txapelazos?