Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Villanueva de la cañada, Spain

7.12.04

UNA DETRÁS DE OTRA



No dejan de sorprenderme, cuando creo que una barbaridad no se puede superar solo tengo que dejar que pasen unos días y, seguro, se les ocurre otra barbaridad más bárbara, la realidad, con estos, supera, incluso, a la imaginación.

Su desconocimiento y su descaro les impide sentir la más mínima vergüenza a la hora de hacer y deshacer, sobre todo deshacer. No existen barreras: todos los mecanismos de control y las garantías que la moderación, la lógica y, sobre todo, el sentido de estado y la búsqueda del bien común se reflejaron el la Constitución, saltan por los aires hechas añicos ante las alocadas iniciativas de los iluminados miserables que componen la coalición gubernamental.

No se busca el bien común, se atienden, exclusivamente, asuntos particulares suyos. ¿Era tan vitalmente urgente solucionar el matrimonio entre gays y lesbianas, o se trataba de satisfacer a la señora vicepresidenta…? ella sabrá. ¿Tratan de mejorar la composición del CGPJ o, simplemente, de dar entrada a magistrados afines a los pequeños partidos que apuntalan a ZP para que les saquen las castañas del fuego cuando llegue el momento? – Ya lo dijo Guerra, ese ilustre manipulador, “Montesquieu ha muerto” –. Cuando no hay suficientes votos en el Congreso – estaban muy “ocupados” sus señorías – pues no pasa nada, rompen el procedimiento, se saltan las leyes a pídola, cambian lo que sea, destrozan las garantías que esos procedimientos amparan y a quien no le guste que se calle, que esto es lo que hay. ¡Ah!, y la culpa es del PP que es un sectario intransigente y un fascista.

Se suprime de un plumazo el Plan Hidrológico, el proyecto más ambicioso, valiente y de mayor efecto beneficioso para esa mitad de España que pasa sed mientras la otra se pudre en su humedad por pura demagogia, porque el asunto de las desaladoras, ellos lo saben, es una chapuza de mucho cuidado, más cara, menos efectiva, con mayor impacto medioambiental y que no va a solucionar el problema. Pero no importa el ciudadano, lo que importa es no dar la razón al PP.

Se insulta a los EE.UU. que se había convertido en nuestro mejor aliado (“quien a buen árbol se arrima buena sombra le cobija”) por pura demagogia, y ahora, sáqueme Su Majestad, de este lío, mire usted, aunque, “mantenella y no enmendalla”, cada ministro, cada director de cualquier organismo, cada cargo público de esa coalición, cada día, vomite una o dos lindezas que hacen cada vez más difícil arreglar las cosas.

La reforma de la constitución la está haciendo Pérez Rovira poco a poco. Cada semana, más o menos, nos enriquece a todos con una nueva deposición (este no piensa; caga) que no es más que una nueva orden a ZP para que vaya tomando nota de por dónde tiene que reformar la Carta Magna, y si no le ve muy dispuesto le aprieta un poco más los cataplines y ZP sonríe y traga.


Montan un circo de comisión de investigación para no investigar, su único objetivo claro es echar basura sobre el anterior gobierno, y entretener a los patéticos personajillos que hemos visto tratando de interrogar a José María Aznar el otro día. Así les fue.

Montan un lío con la inmigración que tendrá consecuencias imprevisibles en toda Europa. Destierran la cultura la preparación y el afán de superación de los colegios. Discriminan a algunas autonomías porque no las gobiernan o para satisfacer el revanchismo provinciano de sus socios… en fin, que estoy entusiasmado como se puede comprobar.

Internacionalmente desprestigiados y solos, internamente más divididos que nunca, con unas perspectivas económicas luctuosas, y en manos de la gentuza más rastrera, revanchista, sectaria y amargada que imaginarse pueda, que están reproduciendo un escenario que recuerda a la España de1934, lo único que puede sacarnos de este lío es, una vez más, el sentido común y la sensatez del sufrido pueblo español que, en ningún caso, se ve reflejado en esos politicuchos siniestros, porque la Virgen del Pilar no creo que esté mucho por la labor de echar una mano después de los palos que le están arreando a la Iglesia Católica.