El Aguijón

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Villanueva de la cañada, Spain

21.11.04

Un descubrimiento sorprendente: ¡¡No era la cabeza, mire usted, no lo era!!



El ilustrísimo Sr. Alcalde de Donosti (antes la Bella Easo o San Sebastián) sufre de una diarrea – que suena muy vasco- incontinente y lleva un montón de tiempo con tan desagradable dolencia el pobrecito.

Hasta ahora se sospechaba porque no estaba confirmado oficialmente a pesar de las reiteradas muestras de enfermedad que, a lo largo de los años, ha ido patentizando el Sr. Elorza, Don Odón, para más señas.

Lo malo es que ahora se ha puesto tan al descubierto que resulta imposible ocultarlo por más tiempo.

Cada vez que la canalla nacionalista levantaba una ceja, el ínclito alcalde perdía los pies corriendo hacia el excusado, y, más tranquilo tras la deposición, deponía su actitud y se disponía a aceptar cualquier sugerencia de los asesinos y a buscar la manera de explicar a la ciudadanía lo inexplicable, salvo que en dicha explicación se incluyesen términos como miedo, canguelo, jindama, canguis, terror, pavor, pánico… cobardía, en definitiva.

Ahora, permitiendo que un partido ilegal utilice bienes de uso público para reafirmarse en la idea de seguir matando y extorsionando, los mismos bienes que antes había negado a las asociaciones legales de las víctimas de ese mismo partido ilegal, porque, vamos a dejarnos de monsergas: son lo mismo Eta y HB, unos matan y otros cobraban del erario público para financiar los asesinatos hasta su ilegalización, pues resulta que con esto se ha puesto al descubierto que la calvicie del alcalde donostiarra no es una forma de disimular su alopecia, es, simplemente, que no es la cabeza lo que aparece sobre sus huidizos hombros, no señor, es, directamente, su culo.

18.11.04

ZP o la alergia a llamar España a España



Empieza a ser más que preocupante la demagogia, cada vez más barata, del gobierno que sufrimos en España.

Estos socialistas toman como eslogan una frase, la transmiten internamente como una orden y externamente a través de los medios afines – casi todos – y, como robots, todos empiezan a utilizar el término de forma sistemática.

Empezaron con “la culpa es del gobierno de Aznar” y hasta cuando la ilustradísima e inutilísima ministra de la Vivienda metía la pata, o sea; cada vez que habría la boca, la culpa la tenía el gobierno de Aznar, no del PP, de Aznar, ¿se dan cuenta?... El objetivo era demonizar a Aznar, concentrar en la figura del anterior presidente todos los males que aquejan a España. Es, evidentemente, un principio de marketing básico: se identifica una imagen como logotipo, se le atribuyen una serie de cualidades (positivas o negativas, según se quiera posicionar) y se lanza al mercado con ayuda de los medios de comunicación y promoción, en este caso, todos.

La ecuación básica sería: Aznar + Bush + Irak + Prestige = 11 M + precio de la vivienda + intransigencia con las minorías + el robo de una tienda + la muerte de Manolete, + (como en las cartas de los Reyes Magos) lo que ustedes quieran…. Total: fundamentalistas (talibanes)!!

He aquí el último descubrimiento del equipo de sabios de Rubalcaba. Lo malo es que el concepto se lo regala Gallardón y sus mariachis con su particular intento de asalto al poder de la presidencia del PP en Madrid.

Ahora, el término de moda es que en el PP tienen actitudes “ fundamentalistas y talibanes”.

El asunto no pasaría de ser una más de las charlotadas que el PSOE utiliza en su afán por tratar de demostrar que estaban preparados para gobernar, a pesar de la evidente incompetencia, si no fuera porque hoy, 17 de noviembre 2004, el presidente del gobierno de España, en el Senado de España, ante los representantes del pueblo Español, ha venido a decir que en los asuntos relacionados con el de modelo de estado y con el nombre de España, el PP, no debe adoptar actitudes fundamentalistas, talibanes”. , ¡Con un par!.

¿Hasta qué punto está vendido este gobierno a las corrosivas minorías que le mantienen en el poder?, ¿hasta dónde está dispuesto a llegar para mantenerse en el manejo del tesoro público?...

Se me saltan todas las alarmas en muchos y muy importantes puntos de reflexión; se los planteo, con tremenda inquietud, al ciudadano ZP: ¿Es, Su Excelencia, el presidente del gobierno de España?, ¿Ha jurado o prometido, Su Excelencia, la defensa de la Constitución de España?, ¿representa, Su Excelencia, los intereses de España?, ¿Conoce, Su Excelencia, la auténtica historia de España?, ¿Sabe, Su Excelencia, lo que significa el término Lealtad?, ¿Ha conseguido, Su Excelencia, en ese par de tardes, saber algo de la economía de España?, ¿Ha conseguido, Su Excelencia, saber algo de política Española que no sea medrar, trapichear y mercar para mantenerse con las manos en el erario público de España?... En fin… ¿Me quiere decir qué coño quiere hacer Su Excelencia con el porvenir de España, que, en los próximos cuatro años (Dios no lo quiera), Su Excelencia, tiene en sus manos, aunque haya llegado a esa situación de forma tan torticera?
Espero, ansiosamente, la respuesta que nunca me dará usted, mire usted.

17.11.04

ZP, Rubalcaba y la tiranía de las minorías



Como no esperaban gobernar, como no estaban preparados, no han tenido más remedio que recurrir a la única herramienta que si conocen y manejan divinamente: la demagogia, no olvidemos que cuentan con los servicios de uno de los mejores maestros en el tema; el Sr. Rubalcaba.

Ante la falta de soluciones concretas, de programas, de estrategias, de suficiente mayoría parlamentaria…. de preparación en definitiva, no tienen más remedio que tratar de manejar el gobierno de España como han manejado el asalto al poder, con la más burda demagogia que han visto los tiempos democráticos de esta España que tanto me duele ahora.

La táctica pancarteril, típica de las minorías de izquierdas que busca sustituir la representación legal de los ciudadanos por la algarada manipulada, que les llevó -sorpresivamente y a costa de casi doscientos muertos- al poder, les tiene ahora que sustentar a hasta que se enteren de qué va el asunto de gobernar sobre la base de unas promesas electorales planteadas desde la certeza de cuatro años más, por lo menos, de oposición.

El problema surge cuando caen en la cuenta de que, gracias a la nefasta ley electoral reinante en el Reino de España, están en manos de esas minorías que tan hábilmente utilizaron en su día para demonizar al PP y entronizar a ZP.

Era muy fácil entonces… bastaba con dar carnaza a esos grupitos que siguen anclados en la guerra civil del 36 del pasado siglo, esos que presumen de su progresía mientras con la mano izquierda, claro, venían recibiendo prebendas y subvenciones de ese gobierno que tanto criticaban y que tan malo, malísimo era.

Con la gran ventaja de contar, además, con el apoyo del amo del cotarro: su Excelencia Reverendísima D Jesús Polanco del Gran Poder y sus estómagos agradecidos; periodistas que han olvidado su sagrado deber de estar al servicio de la verdad por un platito “poder”, y que son capaces de transmitir la demagogia como si de noticia fidedigna se tratase. Y de esto, que quede claro, el responsable es el PP.

Ahora es necesario sumar todo lo marginal como agraviado por el franquismo (también del pasado siglo, mire usted), que por obra de Rubalcaba se ha reencarnado en el PP. Es necesario improvisar una estrategia (más bien táctica) para mantenerse en el poder la más posible.

He aquí las 10 reglas que está poniendo en marcha para hacerlo:

1 - Prometiendo utopías que proporcionan portadas.
2 - Echándole la culpa al gobierno anterior hasta de la impericia coquinaria del cocinero de la cafetería de debajo de la casa de Simancas (Por cierto; ¿qué fue de la “elegantísima” Ruth Porta que tanto prometía, no será que, finalmente, era su marido quien se lo estaba llevando crudo…? ) y tratando de salvar a los suyos encarcelados bajo sentencias firmes, por robar y matar!!
3 - Dejando que los chavales pasen de curso sin saber hacer la o con un canuto.
4 - Bajándose los pantalones ante el “pink power”, peligroso asunto ¿verdad?.
5 - Imponiendo “por cojones” la cuota de presencia femenina en el gobierno independientemente de la preparación de cada cual (a lo mejor deberían ser muchas más las mujeres con mando en el gobierno, aunque, con toda seguridad, no serían estas)
6 - Admitiendo como temas de estado las elucubraciones decimonónicas y paranoicas de los socios nacionalistas que le sustentan, y asumiendo en público su falta de autoridad como de demuestra en el caso de catalán versus valenciano.
7 -Atacando a la religión católica como si del sida se tratase, mientras se impone el estudio del islamismo como si con eso eliminásemos la amenaza real que supone la situación de conflicto que el mundo vive, y nosotros, por ser frontera entre ambas culturas, más.
8 - Mimando a los musulmanes que, total, los pobres solo quieren destruir la sociedad occidental por culpa del PP.
9 - Arrodillándose ante Francia y Alemania que, tradicionalmente se han caracterizado por su extraña habilidad en porculizarnos a modo. Mientras se enfrentan a EE.UU. y que se fastidien los yankis que nosotros no comemos.
10 – Ocultando, gracias a los medios afines, que están dispuestos a destruir España, a politizar de la forma más burda y descarada el poder judicial, a aceptar cualquier reclamación de los que les mantienen en el poder y, por tanto, les pueden permitir meter la mano en la caja que, como ya han demostrado, es lo que mejor saben hacer.

Lo peor es que se creen que el ciudadano español es imbécil y no se da cuenta de las cosas, pues bien: este es un mensaje para el cerebrito del lío: Sr. Rubalcaba ( transmítalo a su Sr. González), ¿ha valorado usted - mire usted - que desde que gobiernan ustedes - miren ustedes - el PP a aumentado exponencialmente el número de sus afiliados?. Tengan en cuenta sus señorías que es el PSOE quien está en el machito, o sea que los cobardicas y chupones deberían ser legión ante la sede del partido en el gobierno para afiliarse… ¿no?. Pues no, es al contrario… Yo que usted me lo pensaría.


Antonio Huete.

16.11.04

Estamos en Guerra



Nunca he tomado demasiado en serio las diferentes interpretaciones del lenguaje críptico y farragoso de profetas antiguos como Nostradamus, precisamente porque lo rebuscado de sus escritos permite cualquier interpretación y la contraria al mismo tiempo y basándose en el mismo párrafo, pero, eso si, parece que todos los estudiosos y analistas del enigmático oráculo coinciden en que acertó, entre otras cosas, al anunciar que la tercera y más terrible guerra mundial tendría su origen en la religión.

Pues en esas estamos, lamentablemente, en esas estamos. La pregunta del millón es cómo hemos llegado a esta situación.

El caso es que por intereses económicos – maldito petróleo -, geoestratégicos, políticos en sentido puro (todo lo puro como pueda llegar a ser un interés político desligado del beneficio económico)… el mundo occidental se ha dado de bruces con una realidad que se viene forjando desde hace siglos y que persigue su destrucción.
Como un cáncer, en el seno del mundo árabe se ha desarrollado de forma incontrolada la interpretación más radical de una religión que, manipulada por sus más fanáticos dirigentes, predica el odio, la venganza sobre las cruzadas; ¡en serio, sobre las cruzadas!, ¡que quiere recuperar Alándalus!... que promete a sus fieles un paraíso jóvenes vírgenes dispuestas a ponerles como una moto y todo el vino y el “jalufo 5 jotas” que puedan trasegar eternamente. (a los hombres solo, ¿se dan cuenta?)

Para alcanzar semejante sueño es necesario ser un mártir de la causa, causa que no es otra que la Guerra Santa, y es más mártir el que mayor número de infieles se lleve por delante. Lamentablemente yo soy un infiel, y mi familia, y mis amigos, y mi mundo…

Y ¿qué hacen los políticos del mundo occidental mientras? Es más ¿qué hace el gobierno de mi país para luchar contra esto?. Esos políticos han sido elegidos para defender nuestros intereses, nuestra forma de vida los logros que, a lo largo de la historia se han ido consiguiendo… ¿qué narices hacen?

Atención que el asunto es muy serio; los únicos intereses que defienden son los suyos, la forma de vida que protegen es la suya, pagada por todos nosotros, y esto no se soluciona con sonrisas de payaso feo y mucho menos con las componendas con partidos minoritarios “nacionalistas” que, en el fondo mantienen demasiadas coincidencias filosóficas con los planteamientos radicales a que nos referíamos líneas arriba.

Estos pactos y componendas solo persiguen un objetivo: la continuidad en el poder, pero no para tener tiempo de solucionar los grandes temas de estado, no es eso, no es eso; se trata de chupar del bote lo más posible, echándole la culpa de los errores a cualquiera y, si la cosa va mal: mucha demagogia, poca eficacia (no vaya a ser que terminemos el trabajo antes de tiempo y se nos vea el plumero, mire usted), que parezca que nos estamos dejando los cuernos, y el que venga detrás que arree.

En occidente nos la cogemos con papel de fumar, hemos inventado el término “políticamente correcto” que se ha convertido, inmediatamente, en el bálsamo de Fierabrás para justificar nuestros miedos… ¿cómo vamos a decir algo sobre la inmigración y sobre todo de la inmigración árabe?, enseguida aparece un iluminado que te llama fascista o algo peor desde posiciones de intransigencia descarada, así que no se dice porque no es “políticamente correcto” y a otra cosa mariposa.

En occidente intentamos imponer, por otra parte, nuestra forma de entender la convivencia con términos como democracia o libertad, términos que el mundo árabe no entiende porque, por más que nos pese, no existen en su idioma y lo que no se habla no se entiende y lo que no se entiende se demoniza.

Mientras tanto los marroquíes nos inundan – con el beneplácito y, en muchas ocasiones, el apoyo explícito de su gobierno- de delincuencia, de drogas, de mafia, de inseguridad… etc. y nosotros, mientras, con más miedo que vergüenza, facilitándoles la construcción de mezquitas donde sus imanes les enseñan cómo pegar a una mujer sin dejar huella; en su país no importa que la mujer vaya marcada. Nuestra ministra, por el contrario, impone que enseñe esa doctrina en nuestros colegios - hay que demostrar hasta qué punto se es progresista-. ¿Me quieren contar cuántas iglesias hay en Jedah?

Son dos varas de medir, aquí utilizamos el “talante” y allí la vara de verdad. Vamos a ver: para ir a Arabia “inaudita” como Alá manda es necesario estar “de la Ceca a la Meca” de embajada en embajada durante meses para conseguir los permisos y visados necesarios, si prefieres ir ilegalmente te juegas la vida, pero de verdad. Si, al llegar, robas una sandía; te meten en un agujero en el suelo lleno de mierda, y, después, te cortan una mano, y tan panchos.

Si un árabe, que ha entrado en España por sus santas pelotas sin más trámite que su cara dura, roba en unas cuantas joyerías, mata a un par de amiguetes, extorsiona a los chinos – tan ilegales como él- que viven en su barrio, atraca aun par de cientos de turistas japoneses, sodomiza a unos cuantos menores, maltrata a varias mujeres, trafica con droga, se le ha detenido y puesto en libertad entre cuarenta y cincuenta veces, y otras cuantas lindezas más, de repente - seguro que por algún error judicial - entra en prisión… esto ya es jauja: le mantenemos, le damos seguridad, formación, “rehabilitación”… etc. Y no nos damos cuenta de que, en el “trullo” no solamente sigue haciendo lo mismo, sino que, además, ha organizado una red con algunos “coleguillas” que van a hacerle mucho más peligroso cuando salga, totalmente “recuperado” (tres comidas diarias) para la sociedad, esa que tiene el santo deber de destruir. Solución de nuestro gobierno: ¡Que vengan todos que les damos papeles, pasaporte europeo. Algo tendrán que decir en Bruselas ¿no?

Conclusión: Somos gilipollas.

14.11.04

Nuevas Coplas



El presidente Zapatero,
de sonrisa permanente,
logra persistentemente
quedar como un embustero.

Lo hace inconscientemente;
el pobrecito no sabe
que ese gobierno tan suave
tan amable y complaciente,
tan dulce y tan sonriente
va a conseguir que esta nave,
hasta ahora diligente,
caiga, irremisiblemente,
por más sonrisa que le eche,
en las zarpas de Ibarreche,
ese que tan raro mira,
el ídolo de Rovira;
viejo, feo y con mala leche.

Este Rovira malvado
es republicano enfermizo,
de rencor reconcentrado,
idiota y malhumorado,
con un discurso plomizo.
El muy imbécil ha quedado
anclado en la guerra civil
y de eso hace años mil,
pero él sigue allí trabado.

Lo terrible es que el capullo
solo representa a algunos
que toman sus desayunos
con la taza de chanchullo,
un zumito de extorsión,
un poco de coacción,
y unas gotas de barullo.

Y ha conseguido que estemos,
por la ley electoral,
con un acojono mortal
porque el caso es que al final
lo que dice Zapatero
lo supervisan primero
semejante enfermo mental,
y su amigo Maragall.
Yo no se qué más queremos.

Antonio Huete