Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Villanueva de la cañada, Spain

20.4.05

LA VIDA EN EL EMPEÑO



Es lamentable la mezquindad que demuestra este gobierno, mezquindad que, unida a la evidente incapacidad y falta de preparación de la mayoría de los personajes que lo integran, se convierte en una bomba de relojería en la línea de flotación de España.

No existe visión de Estado, y no existe porque les importa un bledo el Estado. Todas las actuaciones de esta panda de sátrapas están encaminadas a mantenerse en el poder y en pos de ese sagrado objetivo no tienen reparos en saltarse a la torera todas las normas y todos los procedimientos que los españoles nos dimos para garantizar la independencia y la equidad de los poderes públicos siempre al servicio de los ciudadanos. Como eso del servicio a los ciudadanos no lo entienden, dependiendo de lo que les interese a ellos plantean una barbaridad y la ponen en marcha sin la más mínima reflexión, lógicamente no les funciona por mal estudiada y porque no es realizable de acuerdo con las normas, pero no importa, se cambian las normas y tira “pa adelante”.

Ya están preparando las próximas elecciones generales, dentro de tres años si Dios, en su inmensa bondad, no lo remedia antes. Algunos ejemplos:

Lo lógico, ante las elecciones en Vascongadas habría sido que los dos partidos constitucionalistas se uniesen, se apoyasen , que juntos plantasen cara a las pretensiones fascistas del PNV y sus tétricos compinches. Sabe, perfectamente, el presidente Rodríguez, que ese “partido comunista de los territorios vascos y d’os grandes expresos europeos” no es más que ETA con un blusón diferente, pero por no salir en la foto con el PP, es capaz de dejar que explote, literalmente, el norte de España. Por otra parte es comprensible, teniendo en cuenta que su campaña electoral y su planteamiento general de gobierno ha sido, y es, demonizar al partido de la oposición, (el gobierno ejerciendo de oposición… preocupante)

Plantearon una campaña de regularización de los inmigrantes ilegales, objetivo; ganarse el voto inmigrante para las próximas elecciones, presentaron el asunto como el cumplimiento de una promesa electoral y establecieron el procedimiento: medios; PRISA, plazo: más prisa, había que empezar a hacer cosas… la cagaron. Ahora, como solo han conseguido unas 300.000 solicitudes de las que se están tramitando de verdad un número ridículo, pues no importa; se cambia el procedimiento, va a valer hasta un bono-bus como documento acreditativo de su estancia en España antes de agosto 2004, ah!, y que se apañen los ayuntamientos, esto es lo que hay, oye! Que por eso somos los que hemos “ganado” las elecciones…

Montan un Ministerio de la Vivienda (qué franquista suena esto ¿no?), ponen al frente una de las mentes más prodigiosas que han conocido los tiempos, e inmediatamente empieza a pronunciarse como si de un novísimo oráculo se tratase, no lo tenía fácil; el programa electoral del PSOE prometía casi 200.000 viviendas anuales… e inventa las “soluciones habitacionales”, ¡con un par!, después serían actuaciones, pero ¿y de viviendas, cuándo hablamos?. Silencio administrativo durante un tiempo y, de repente, la ministra encuentra la solución en la tierra de los vikingos, aparecen los micro-pisos, “lo importante es que en la próxima campaña electoral podamos presentar algo hecho”, le habrá dicho Rubalcaba.

El poder judicial se elige de esta manera, mireusted, “pero a mi no me conviene”. No importa, se cambia el procedimiento y “pa adelante”.

Se detectan irregularidades tremendas, con resultado de muerte, en un hospital público de Leganés. La Comunidad de Madrid (PP, la derechona, la ciudad perdida, los malos malísimos… a los que hay que ahogar) suspende cautelarmente al responsable de las urgencias porque no es normal que el índice de mortandad del mencionado centro hospitalario triplique al resto de hospitales madrileños, porque no es normal se seden a los pacientes en urgencias, y porque, administrativamente no existe permiso de los familiares para la sedación en más de 50 casos con trágicos resultados. Pues bien, en vez de apoyar la comisión de expertos (qué miedo tienen a las comisiones) que analicen y decidan sobre la gravedad del asunto, que es muy serio y huele muy mal, se lanzan al ensayo general de la toma de las calles como elemento necesario para la campaña electoral de las elecciones generales.

La demagogia por la demagogia, “¡Atacan la sanidad pública!”, ¡no me toque usted la moral señor mío!, se trata de averiguar porqué en un hospital mueren el triple de enfermos que en los demás y porqué esa mortandad ha descendido en un 80% desde que se suspende al responsable del servicio.

Podríamos no terminar nunca, pero lo que resulta de estas reflexiones es que a estos sinvergüenzas no les importa ni patria, ni dignidad, ni seguridad, ni patrimonios (salvando el suyo), y, lo que nos faltaba por ver, ni la vida de los ciudadanos.

Dios nos pille confesados.