El Aguijón

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Villanueva de la cañada, Spain

16.3.05

YO TAMBIÉN QUIERO UNA COMISIÓN PARA MI, Sr. PRESIDENTE



Esto es un chollo!. El inútil del presidente del gobierno que nos ha tocado en mala suerte soportar, ha decidido, por decreto, claro, que tiene que quedar bien con todo el mundo, sobre todo con los que le mantienen sobre las moquetas de la Moncloa, y eso es imposible y, además no se puede.

Resulta que hace un par de meses se reúne con Rajoy, en vísperas de la aparición estelar de Ibarreche e Ibarrecha en el congreso, y la gran mayoría de los españoles respiran de alivio; por fin se ha dado cuenta que imprescindible un pacto de Estado entre los dos grandes partidos nacionales para preservar la unidad de España y la forma de vida de sus ciudadanos.

Sorpresivamente nos enteramos que ha tenido discretas escenas del sofá con medio mundo. ¡Este tío le pone los cuernos al más pintado!.

Finalmente, una vez descubierto el concubinato, decide – como el mismísimo Príncipe Carlos de Inglaterra – desvelar sus pasiones amorosas y montárselo en público, lo malo es que la famosa comisión que había prometido a Rajoy y que tanta tranquilidad proporcionaba a los españoles serios, se la ha prometido a la raposa de Llamazares y a la foca de Pérez Díez (alias Carod Rovira), y si mañana va a verle el representante para España de la Asociación Mundial para el Estudio Universal sobe la Inmortalidad del Cangrejo Violinista (AMEUICV), el muy cachondo va y le monta otra comisión de estudio.

Es una forma como otra cualquiera de dar contenido al puesto de “trabajo” de unos cuantos coleguitas del partido y, además, marear la perdiz lo suficiente como para no hacer nada, no llegar a ninguna conclusión, callar la boca a medio mundo, explotarlo a través de los medios que le va a regalar a su jefe (D. Jesús del Gran Poder), y mientras tanto se mantiene sobre la moqueta, que es muy confortable, mireusted.

Hace mucho tiempo que un prestigioso político de la transición me contó que la mejor forma de evitar una solución lógica a un problema concreto era nombrar una comisión de estudio sobre el mismo. La prueba palpable la tenemos en la famosa comisión del 11 M.

Además, el muy sinvergüenza, en una cena “miting”, en la que celebraba el inicio de la campaña que le llevó al poder – como si eso fuera verdad, porque él sabe que su puesto se sustenta en cerca de 200 muertos – se permite el lujo de amenazar al PP por el caso Majadahonda, un posible escándalo urbanístico en un ayuntamiento del PP, y pasa por alto el lío en que se ha metido su partido en Cataluña por la incontinencia verbal de su ídolo, Mosen Maragall, que puede haber destrozado las posibilidades del tripartito y de los sueños de Rodríguez Iscariote de paso.

Yo que él me tentaría la ropa antes de lanzarme al estrellato en ese asunto de Majadahonda, porque siempre que intenta atacar al PP en esos temas, aconsejado por una rata como Simancas, le sale el tiro por la culata, y si no, que se lo pregunten al marido de la sospechosamente desaparecida Rurth Porta.


Pues bien, no contento con esto, el muchacho ha decidido que va a aprobar en los consejos de ministros la mayor cantidad de proyectos que la historia haya visto nunca jamás, cien de golpe en el último, se trata de otro “Record Guinnes”, lo malo es que son irrealizables y ellos lo saben, pero eso es lo mismo, estamos en una campaña de marketing; lo importante es que el Grupo PRISA llene de titulares y venda la eficiencia de un gobierno que no gobierna, que promete lo que no puede cumplir, y él también lo sabe, y que disfrute, mientras pueda, de la “credibilidad” del talante y la caída de ojos del presi, que con un poco de suerte se carga sus bolsillos, a España y al PP de una tacada.

Pues, Sr. presi, yo es que necesitaría una comisioncita de nada para que se ocupe de entretenerme, de por vida, cualquier problema que yo tenga para sobrevivir en este mundo que usted nos está preparando y que no me gusta nada de nada, mireusted.