El Aguijón

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Villanueva de la cañada, Spain

16.5.05

Zapatero: Maquiavelo en el país de las maravillas.



Lo que he escuché por la radio el día del Debate sobre el Estado de la Nación, me produjo un auténtico “shock”, menos mal que el atasco de Madrid (felicidades faraón Gallardón) obligaba a que mi coche estuviera parado junto a otros miles más, si no me la pego. ¡Qué manera de mentir y que cantidad de incienso sobre la mentira y el mentiroso!

He escuchado al presidente de un país que no es el mío, de un gobierno que ha “hecho” una barbaridad de cosas durante el año pasado, pero en otro lugar, aquí, desde luego, no, un señor con unos ademanes tan, tan, tan buenos, tan, tan, tan, medidos, una mirada tan, tan, tan lánguida… que no se la cree ya nadie, y por eso doblan tan… to las campanas .

ZP hizo un ejercicio de imaginación increíble y puso de manifiesto uno de sus principales problemas: confunde intenciones con trabajo, ideas con realizaciones, sueños con realidades.

Nunca se ha gobernado menos que durante este año de legislatura del PSOE, basta echar un vistazo al BOE (al de verdad, no al País). Los abogados, notarios, jueces, secretarios judiciales, todos los que desarrollan su actividad en el mundo de las leyes y la administración, llevan un año sin estudiar, durante los años de gobierno del PP estaban saturados aprendiéndose las nuevas leyes y normativas, ahora están de vacaciones. Lo que ZP decía “hemos hecho”, es mentira, para variar, quería decir, “vamos a ver si, nuestros jefes, nos dejan hacer”.

Resultaba patético escuchar como presentaba como un éxito del gobierno el proceso de regularización de inmigrantes; un engendro chapucero montado a toda prisa sin estudiar la más mínima consecuencia, rectificando y volviendo a rectificar con el único objetivo de presentar una cifra que vendiese. Ya avisábamos desde estas páginas que tendría consecuencias en Europa, y las está teniendo. Pero lo importante era presentar una frase victoriosa y Caldera no se ha cortado un pelo en sus conclusiones, si Musolini levantara la cabeza debería aprender triunfalismo en un par de tardes en Ferraz.

Cada vez es más evidente lo que venimos defendiendo desde el principio: toda la gestión de este gobierno es pura campaña de publicidad. Se estrujan constantemente el cerebro buscando la frase demagógica que más venda, que la gente recuerde, y permita al presidente no contestar a nada de lo que se le pregunte y, además, quedar divinamente.

Rajoy se lo echó en cara; gobierna en base a frases grandilocuentes y pocas realidades, su forma de gobernar se basa en una campaña de marketing, en slogans y en anuncios que venden, pero de hacer, hacer; poco.

Por eso se soliviantó tanto cuando el líder del PP le acusó de “traicionar a los muertos” – “Cáspita!, esa frase es buena y no la tenemos nosotros en la lista; ¡Rubalcabaaaaa!, y ¿ahora qué hacemos?” – y se armó.

El pacto por las libertades y contra el terrorismo, centró gran parte del debate. Era de esperar, porque, a pesar de los esfuerzos de todo el PSOE por culpar al PP de incumplir el pacto, de no ser leal con el gobierno y recordarles constantemente que fue ZP quien lo parió, la realidad se impone tozudamente, ha sido ZP quien ha incumplido punto a punto todos los principios generales de ese pacto. Veamos: La grandeza del PP, teniendo como tenía entonces mayoría absoluta, fue aceptar la propuesta de la oposición y poner en marcha este acuerdo que, evidentemente ha dado magníficos frutos, llevando a los terroristas al borde de la desaparición. La mezquindad de este gobierno está clara al centrar su actuación en demonizar a la oposición, en no aceptar nada que venga del PP, en provocar a la derecha más cavernaria despertando fantasmas ya enterrados por motivos electorales, con el único objetivo de mantenerse en el poder, cediendo a los que no ocultan sus intereses contrarios a la mayoría aplastante de la sociedad española.

Y la gran traición a este pacto se ha materializado ahora con las maniobras subterráneas del gobierno para no convocarlo ante las elecciones en la comunidad autónoma vasca, y la materialización del ectoplasma de ETA con el nombre de Partido Comunista de las Tierras Vascas ( y d’os grandes expresos europeos) que, a pesar de las pruebas irrefutables y abrumadoras, ZP no ha permitido ni que se investigue por miserables componendas electorales.

Tampoco lo ha convocado para hablar de la actuación de Ibarreche que recibe a Otegui como si de un líder político se tratase, ese asesino que preside la ilegalizada Batasuna. Se reúne en secreto con Ibarretxe, después de que enviados suyos se reunieran en secreto con Eta… ¿no suena esto a “corre ve y dile”?.

La clave la desveló de repente el capo Puigcercós (ERC) -alias Frank Nitti todo a cien- cuando da la bienvenida a ZP al “club”, a ese exclusivo club de los que se reúnen en con la cúpula de ETA para que maten en otro lado, al club de los que quieren romper España a cualquier precio, siempre que pague otro. Y la ratificó poco después la alegría de Otegui que, ya en marcha, ha pedido prácticamente la beatificación de los etarras, que no se detenga a ninguno más (la hertziana lleva mucho tiempo obedeciéndole), que se liberen los presos, y yo qué se cuántas barbaridades más; como este traga con todo…!
Pues somos cada vez más los que nos estamos atragantando con las tragaderas de ZP.